Breve Historia

 

Entre los hechos más destacables podemos señalar la creación en el año 1989 del Laboratorio de Micro propagación vegetal con el objeto de promover la investigación en el campo de la producción de plantas por cultivo de tejidos vegetales in vitro, y desarrollo tecnológico de nuevas variedades ornamentales y hortícolas de interés en el ámbito nacional, para superar los inconvenientes del proceso de vitrificación y caulogenesis en variedades genéticamente inestables. Asimismo se desarrollaron proyectos de investigación sobre producción de metabolitos secundarios y estudios en algas unicelulares.

Por otra parte en el año 1993 se firma un convenio con el Ente Provincial del Neuquen para la preservación del recurso termal. Además se vio la importancia de estimular los estudios sobre las aguas marinas y continentales de la Argentina, así como el manejo sustentable de la industria pesquera, para lo cual sé solicito la colaboración del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia a fin de avanzar con la investigación sobre moluscos.

En el año 1995 se crea el Instituto de Investigaciones Biomédicas, con el objeto de promover la investigación en ese área, el desarrollo de proteínas recombinantes de interés médico y la incubación de empresas de base tecnológica.

Como resultados exitosos distinguimos la generación de las empresas PC-Gen e InmunoTech, la producción de numerosas publicaciones científicas y el desarrollo de interleukina II.

En el año 1999 se crea el Instituto Argentino de Atención Farmacéutica orientado en principio a farmacéuticos, pero también al resto de los integrantes del equipo de salud, profesionales médicos, profesionales de la enfermería, decidores de políticas de salud, entidades defensoras de derechos a consumidores, académicos, universidades, laboratorios farmacéuticos y otros. Sus objetivos parten de una nueva concepción de la práctica farmacéutica y del medicamento, que incluye no sólo sus aspectos de manufactura, sino también legislaciones, eficacia, efectividad, farmacoeconomia, accesibilidad a los medicamentos, seguridad de los mismos, mejoramiento de la adherencia a los tratamientos y el seguimiento continúo de los mismos. Esto implica un cambio sustantivo que entender a la farmacia como centros de salud, y realzar nuevos modelos de Atención Farmacéutica que supongan asegurar estas metas. Su objetivo manifiesto es asegurar las reales necesidades de la población en el área de medicamentos.

En el año 2004 se crea el Laboratorio de Investigaciones Científicas teniendo como objetivo contribuir al desarrollo de las ciencias biológicas, biotecnológicas y de la salud a través del desarrollo de programas de investigación con vocación a la resolución de problemas sociales o económicos. Estos programas se orientaron especialmente hacia la colaboración, participación y cooperación con instituciones académicas nacionales o extranjeras (universidades, institutos o centros de investigación) así como con empresas privadas interesadas en estudios y desarrollos especiales. En julio de ese año se firma una carta acuerdo con el CONICET para alojar al Centro de Virología Animal.

A principios del año 2005 se inauguró el Centro de Investigaciones Respiratorias y del Sueño (CIRES) que cuenta con equipamiento de última generación. Creado con fines asistenciales para dar apoyo a los médicos del sector público y dedicado a la evaluación funcional del aparato respiratorio en su conjunto. Dentro del mismo funciona el primer medidor de óxido nítrico exhalado en Latinoamérica, un elemento diagnóstico que permite realizar estudios muy precisos sobre la evolución de los pacientes con asma y a la vez es de gran utilidad para el estudio de nuevos fármacos antiasmáticos. El objetivo del centro es facilitar el acceso de todos los pacientes en forma gratuita, principalmente de los hospitales públicos, a un estudio respiratorio completo cuando este sea solicitado por su médico especialista. Además, desarrollará tareas de investigación de las enfermedades respiratorias.

En junio del 2005 se incorpora al Laboratorio de Investigaciones Científicas de la Fundación Pablo Cassará el grupo de Biotecnología Vegetal integrado por investigadores y becarios del CONICET, provenientes de la Cátedra de Microbiología Industrial y Biotecnología de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

En septiembre del año 2005 se ha finalizado la construcción de un nuevo laboratorio de más de 400 metros cuadrados con nivel de bioseguridad 2 diseñado de acuerdo a las necesidades del CEVAN.

Así la confluencia de la Fundación Pablo Cassará, a través del LIC y el CONICET, a través del CEVAN, en un espacio físico común, dará lugar a la inauguración en noviembre de este año del Centro de Ciencia y Tecnología Dr. César Milstein, con el objeto de generar un espacio que logre atraer nuevos grupos de investigadores así como repatriar científicos argentinos radicados en el exterior que puedan de ese modo contribuir al desarrollo de la investigación científica y tecnológica nacional.

Actualmente trabajan en la Fundación Cassará más de 30 profesionales incluyendo médicos, biólogos, biólogos moleculares, bioquímicos, químicos y farmacéuticos. Todos estos profesionales desarrollan exclusivamente tareas de investigación básica, investigación aplicada, desarrollo tecnológico, en las líneas de trabajo de: proteínas recombinantes, oligonucleotidos inmuno-moduladores, adyuvantes de vacunas, moléculas antisense, enzimas reparadoras de ADN, fagoterapia, absorción nasal y pulmonar de fármacos y vacunas, biotransformación y biorreactores vegetales.